Blog

Cerebro y emociones: su mecanismo Psicofisiológico.

Las emociones no son únicamente humanas, se han formulado hipótesis que las más básicas de ellas son experimentadas por animales primitivos como anfibios o reptiles.

Paul Ekman(Psicólogo estadounidense) dedicado a estudiar “las emociones humanas y su expresión facial”, basado en la hipótesis de trabajo de Darwin sobre la teoría evolutiva de las emociones, planteó que algunas de ellas son universalesdado que no varían en su modo de manifestarse a través del tiempo, ni por las vivencias individuales de las personas, como tampoco por la coexistencia en los grupos sociales. Es decir, las emociones son las mismas, lo que varía es el modo de expresión en las diferentes culturas.

La regulación emocional y del comportamiento es una de las funciones cerebrales, lo que depende de la integración de las tres capas, que Paul Mac Lean(Médico y Neurocientífico estadounidense) describió como el “Cerebro Triuno”. En su hipótesis el autor plantea que estas tres partes aparecieron progresivamente en la evolución de las especies. Cada una de ellas guarda correspondencia con estructuras cerebrales.

Los distintos estratos del cerebro humano son:

  1. Cerebro Reptiliano:el primero y más antiguo, en consecuencia el más básico y primitivo. Regula la musculatura, el equilibrio y las funciones autonómicas(respiración, ritmo cardíaco entre otras).
  2. Cerebro Mamífero:el llamado “Sistema Límbico”regula la las emociones, los impulsos e instintos(alimentación, lucha, huida, y conductas sexuales).
  3. Cerebro Humano:corresponde al Neocórtex,y se relaciona con formas más elevadas de la especie como la razón, la inteligencia, el lenguaje y emociones como la empatía, la compasión y el amor. Cabe destacar que Mac Leanrealizó importantes contribuciones a la Psiquiatría y a la Psicología al sostener que los mamíferos vivencian emociones que son muy cercanas a las humanas y son el “fundamento de la vida emocional.”Los primates son más próximos al hombre enfenómenos como el “apego materno” o “sensación de abandono” presentes también en los monos.

El cerebro humanoa través del tiempo fue desarrollando su capacidad de detectar amenazas en el ambiente. Hablando de emociones el Sistema Límbico básicamente cumple la tarea principal de la existencia humana que es la supervivencia. Esto es posible dado que reúne a las emociones básicas que funcionan a modo de un mecanismo protector del ser humanoante posibles daños provenientes del ambiente o de su propio pensamiento dado que una idea tiene la fuerza de activar el cerebro límbico.

 Evolutivamente este sistema se ha ido complejizando desde un sencillo mecanismo más primitivo hasta estratos que permiten otros mecanismos más complejos.

El Neocórtexen conexión desde su parte frontal (zona anterior de la corteza) con el ya mencionado Sistema Límbico, a través de la llamada  Estructura Amigdalina(almacenamiento y procesamiento de reacciones emocionales) posibilita el pensamiento y la anticipación de las modificaciones viscerales y somáticas propias de cada emoción previamente a que la situación ocurra.

La Estructura Amigdalina, situada en el centro del cerebro, en el Sistema Límbico, compuesta por dos cuerpos, una en cada Hemisferio Cerebral. Su actividad es de suma importancia debido a que cumple una función determinante en la reactividad emocional del organismo.Envía proyecciones al Hipotálamo regulador de las funciones vitales como el sueño, la temperatura, la sed, el hambre, el estado anímico entre otras. También es encargado de la activación del Sistema Autónomo que funciona a través de reflejos viscerales o señales sensoriales que luego de cierto mecanismo origina respuestas reflejas adecuadas que son devueltas a los órganos para controlar su actividad. Esta interrelación de funcionesson las que permiten escapar, luchar o paralizarse frente a un peligro latente.

Es relevante destacar el Área de los Lóbulos Frontalesdentro del Neocórtexcomo una zona fundamental para la regulación emocional, debido a que es moduladora del Sistema Límbico.Situada muy cerca de la Amígdala, sus fibras neuronales se conectan con ella al activarse y ello es lo que permite su modulación.

En relación al tema de las emociones y suPsicofisiologíapodemos sintetizar diciendo que el Cerebro Pre Frontaltiene entre sus muchas funciones: la regulación de la conducta, la motivación que permite vincular afecto y cognición para dirigir las acciones en dirección a una meta,  la de percibir y expresar afectos traduciéndolos en reacciones fisiológicas o control consciente. También facilita la  flexibilidad de respuesta, intuición, empatía, introspección, sintonía en la comunicación y  juicio moral.

Según lo expuesto anteriormente  el funcionamiento cerebral, por lo tanto la regulación del comportamiento depende de la integración adecuada de sus tres capas. Si recordamos el concepto de Neuroplasticidadcomo la capacidad de modificación del tejido y la actividad neuronal mediante esta integración cerebral que permite el logro de bienestar tanto físico como emocional.

También hemos mencionado que el cerebro por sus características y complejidad hacen posible anticipar cognitivamente y emocionalmente  situaciones amenazantes o pensamientosque podrían resultar dañinos. Por ello, resulta un factor  preventivo la detección o lectura de  esta información que brinda el cuerpo desde su funcionamiento psicofísico. Estos “avisos” o “alertas” podrían guiar la modulación de  conductas, ideas o estados afectivos que por ser excesivos causen desequilibrios tanto para el mundo interno como el externo.  Nos referimos a una  transformación posible, es decir, un re – crear  modos  de expresión que  en lugar de destruir puedan construir lazos más saludables.

“De alguna manera nuestra sociedad se ha formado una visión unilateral de la personalidad humana, y por alguna razón todo el mundo entiende la superdotación y talento sólo aplicado al intelecto. Pero es posible no sólo tener talento en los pensamientos de uno, sino también tener talento en los sentimientos”.

                                                                                                                                                Lev Vygotsky.