Blog

La base Neurobiológica de la Estimulación Cognitiva.

Partiremos del concepto de la Neurobiología ​como una sub disciplina tanto de la Biología como de la Neurociencia que tiene como objetivo estudiar los elementos constituyentes del sistema nervioso, los circuitos biológicos de las células nerviosas, y el modo de organización de  estas redes  neuronales que procesan la información y son responsables de regular el comportamiento.

Comprender como interactúan los sistemas sensitivos  en la percepción y el movimiento y conocer cómo se generan los distintos tipos de neuronas, además de estudiar el modo en que  se enlazan los circuitos de células nerviosas durante el desarrollo, son objetivos de la Neurobiología.

La estimulación cognitiva como herramienta para mejorar y rehabilitar las distintas capacidades se sustenta en una base neurobiológica comprendida por la neuroplasticidad y la reserva cerebral.

La plasticidad cerebral permite al cerebro, y más específicamente  a sus neuronas, realizar nuevas conexiones sinápticas, un proceso por el cual se regeneran la actividad funcional y la estructura anatómica del cerebro.

La finalidad de la estimulación cognitiva, por medio del mecanismo de neuroplasticidad, es mejorar el funcionamiento cerebral en cuanto a rapidez y eficacia en la transmisión de información mediante el aumento en el número de estas conexiones y su consolidación. 

La activación de movimiento neuronal, además de las experiencias personales, la educación, el estilo de vida o la actividad física y mental, así como también los cambios a nivel neurobiológico  influyen en el desarrollo y evolución de la reserva cerebral. Entendiendo este concepto como la capacidad que tiene el cerebro para tolerar las lesiones. El incremento de  la reserva cerebral favorece al retraso en la manifestación de los síntomas indicadores de déficits cognitivos.