Blog

Los lenguajes simbólicos comunican afectos.

Las variadas formas de manifestaciones artísticasmúsica, pintura, arquitectura, literatura, danza, teatro, cine, operan como vehículos de expresión emocional.La pintura,a través del color, la textura o el trazo, o la música, mediante el sonido, el ritmo o la melodía, nos pueden sugerir emociones de placidez, inquietud, armonía, tristeza o alegría.

La arquitectura,  mediante el juego con las formas y los espacios, materiales y estructuras, logra transmitir diversas emociones como exaltación, orden o desorden, equilibrio o desequilibrio, tranquilidad o desasosiego.

En relación al tema que estamos trabajando podemos recordar al concepto Sublimaciónteorizado por Sigmund Freuda través del cual planteaba que frente al conflicto intrapsíquico entre lo  que se “quiere hacer” y “lo que se debe hacer”, o dicho de otro modo, las tensiones entre instancias psíquicas Ello, Yo y Super Yo, hay otro camino posible diferente a la represión de aquellos fines pulsionales o instintivos del ser humano que no son acordes a normas sociales o culturales.

Hablamos entonces que desde la postura psicoanalíticase considera que los mecanismos de defensa del Yo brindan la capacidad de desarrollar estrategias frente a dicho conflicto para el uso de la energía psíquica para otras prácticas objetivas como la ciencia, los deportes, el arte, la religión entre otras, en lugar del mecanismo subjetivo de la represión.

La comunicación no verbalpredomina desde el nacimiento en el bebé, que se expresa a través de sus emociones. La sonrisa o el llanto le sirven como medio para manifestar lo que siente. En el transcurso de su vida, el hombre se expresa por la palabra y el cuerpo, desde lo psicológico y lo endocrinológico. Es por eso que el arte puede servir como herramienta válida como espacio de expresión emocional no verbal como instrumento de mediación con el otro en aquellas patologías donde la palabra no alcanza.

Los lenguajes simbólicos de las manifestaciones artísticas abren a nuevos sentidos, y al ser expresados los afectos son matizados  con nuevas  significaciones , como en las palabras emitidas en representaciones artísticas como el canto,  las escritas en obras literarias, del mismo modo que los cuerpos en movimiento en las danzas o el teatro, los trazos de pinturas sobre los lienzos, es decir  son todos ellos modos de expresión simbólicos que comunican emociones que por su apertura semántica y su fuerza connotativa amplían  el campo de percepción de la realidad.

La creatividad estimula la capacidad de transformar, de poder generar algo nuevopara la persona que se expresa a través del proceso creativo.

Es interesante destacar con lo que hemos expuesto anteriormente que crear es un modo de operar y en ese acto se produce una interrelación entre quien produce arte como quien aprecia esa producción, es beneficioso para ambos. Podríamos decir que en este proceso interno el artista crea y es recreado al mismo tiempo por el objeto, del mismo modo el observador es atrapado por el objeto artístico, y en esos circuitos internos se re – crean estados afectivos posibilitando su elaboración.

Es por ello que el uso de otros lenguajes, como el corporal, musical, plástico o teatral, favorece la comunicación y promueve la socialización.

En conclusión podríamos decir que la implementación del arte como instrumento facilita el encuentro y la conexión  con las emociones, habilita a la proyección de aspectos  inconscientes del psiquismo y de las experiencias ocultas y sin voz. A través de las diferentes modalidades artísticas pueden encontrar nuevas maneras para expresar los aspectos del ser.

El arte no es sólo la autoexpresión, sino también la autocreación.