Creando Perspectivas

Psicodiagnóstico

En la Psicología, se hace necesario en principio y antecediendo a cualquier actividad, realizar tareas de evaluación en un sentido amplio. Es decir que  para planificar una determinada acción es recomendable  haber medido las condiciones iniciales de la situación en la que hay que intervenir, ya sea en el campo individual, grupal o institucional.

Trabajamos en Evaluaciones Psicodiagnósticas centrados en la idea de proceso que tiene como objetivo estudiar la personalidad mediante la observación de la conducta y los factores que la determinan a través de una variedad de técnicas específicas  desarrolladas para el logro de tal finalidad.

Es una herramienta diagnóstica y prospectiva de gran valor porque participa de un enfoque interdisciplinario y responde a la necesidad de hacer una evaluación integral del paciente.

El proceso incluye cuatro fases principales:

En la primera fase se establece una alianza entre los partes intervinientes en el proceso  dado que este factor brinda nuevos elementos para ayudar al trabajo en conjunto. Creemos que un buen comienzo determina el resultado del proceso, por ello hacemos saber a la persona que evaluaremos que este requerimiento no es indicativo de que algo esté mal con su caso, sino que por el contrario, es parte de un buen proceso.

La Entrevista inicial tiene como objetivo obtener una idea clara acerca de  los requerimientos de la evaluación. Dependiendo de las particularidades de cada situación  utilizamos una o más Entrevistas Clínicas para finalmente  planificar la evaluación, que incluye un número definido de Pruebas Psicodiagnosticas. 

En la segunda fase del proceso comenzamos con administración de la batería de técnicas específicas para cada caso en particular dentro de  los cuales hay una amplia variedad. Esta parte del proceso suele completarse en dos o tres sesiones.

En  la tercera fase estudiamos de forma detallada los datos aportados por las entrevistas y las técnicas administradas. Realizamos  la Evaluación Psicodiagnóstica  ya  en ausencia de la persona entrevistada.

En la cuarta y última fase con el cierre del proceso y devolución de la información concluimos en una nueva reunión con la persona evaluada que ha vivido un proceso en el que ha depositado ansiedades y temores, por lo tanto brindamos una respuesta. Consiste en una explicación estratégica de lo que se encontró en el proceso de evaluación, limitándonos a mencionar aquellos aspectos que son de utilidad para el mismo. Este proceso de devolución implica el manejo de la ansiedad.

A su vez  realizamos un informe escrito detallado que dirigimos a quien requirió la evaluación brindando la información y aclaraciones en relación al pedido inicial.

Abrir chat
Contactanos!