Blog

¿Puede la respiración ayudarnos en momentos de ansiedad?

Podemos comenzar diciendo que la ansiedad es uno de los síntomas más frecuentes en el siglo XXI, la definimos como un sistema de alertas del organismo que se ponen en marcha ante situaciones amenazantes o aquellas que pudieran afectarnos de manera significativa, siempre dentro de esos límites, consideramos a la ansiedad como algo que mejora nuestro rendimiento y  adaptación al medio, es un proceso normal que se da en todas las personas, un mecanismo adaptativo imprescindible. El  Diccionario de la lengua española, la define como el estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, intensa excitación y extrema inseguridad, su función principal es movilizar los recursos del organismo, nos prepara para afrontar situaciones de peligro, y en caso de ser necesario para huir de ellas. Es un estado mental en el que las personas se sienten inquietas, temerosas y suele aparecer en momentos o situaciones que pensamos que no podremos controlar. Cuando la ansiedad persiste durante meses se transforma en un trastorno crónico y empieza a afectar nuestro bienestar. Podemos sentir cansancio y agotamiento sin que hayamos realizado esfuerzo físico. La ansiedad está íntimamente emparentada con el miedo, quién no ha sentido miedo a estar solo, ser abandonado, fracasar en algún proyecto, perder algo importante para nosotros, esas situaciones nos llevan a sentir angustia.

Algunas técnicas de respiración y prácticas de meditación y Mindfulness nos pueden ayudar a transitar estos momentos de una forma más adecuada, no tratando de evitar lo que está sucediendo, sino transitando, reconociendo y aceptando que estamos sintiendo ansiedad y poco a poco disminuir así los síntomas y evitar la cronicidad.

Considerando que la respiración es una función corporal que realizamos sin pensar y está siempre con nosotros, se realiza de forma natural, podrán notar, que cuando estamos muy cansados o pretendemos calmarnos, generalmente realizamos una inspiración profunda, ante una situación difícil, la respiración nos puede ayudar a calmarnos y sentirnos mejor.

La respiración tiene dos momentos a saber, la inhalación y la exhalación, no debe prevalecer uno sobre otro, si entra demasiado aire y no exhalamos correctamente estaremos hiperventilando, lo cual no es bueno para poder relajarnos, la respiración más adecuada es la abdominal, es una respiración baja, llevamos el aire a la zona del abdomen y exhalamos lentamente la mayor cantidad de aire posible para luego volver a inhalar. La respiración torácica es la que realizamos mientras estamos en actividad o realizando deportes por ejemplo, es una respiración que solo involucra la parte del tórax.

¿Cómo se hacen los ejercicios de respiración abdominal?

  1. Siéntese o acuéstese en una posición cómoda.
  2. Coloque una mano sobre el abdomen justo debajo de las costillas y la otra mano sobre el pecho.
  3. Respire hondo por la nariz y deje que el abdomen le empuje la mano.
  4. Exhale a través de los labios fruncidos como si estuviese silbando.

Lo importante en los momentos de angustia, es hacernos conscientes del proceso de respiración, atentos a la inhalación y exhalación, así la respiración, algo tan cercano y fácil nos ayudará a transitarlos de mejor manera.